Debido a que la técnica de RM es insensible a los efectos de la “matriz” del mineral, la calibración es muy sencilla y no se requiere una campaña de calibración extensa. El Analizador de RM  se envía con una calibración de fábrica, que se puede refinar en el sitio con pruebas estáticas de una sola muestra estándar. Una vez calibrado, el analizador de RM no requiere recalibración periódica a menos que se realicen variaciones importantes en la cinta transportadora.